Detective Conan Wiki
Advertisement
El caso de asesinato en el hospital general
Episodio 83
Título
Kanji 総合病院殺人事件
Romaji Sōgō Byōin Satsujin Jiken
Inglés The Set Up
Español El asesinato en el Hospital General
Latino Asesinato en el Hospital General
Estrenos
Estreno Japonés 1 de diciembre de 1997
Estreno Inglés Desconocido
Estreno Español 29 de marzo de 2006
Estreno Latino Desconocido
Staff
Director Kenji Kodama
Guionista Junichi Miyashita
Ilustrador Johei Matsuura
Director de Episodio Johei Matsuura
Director de Animación Atsushi Aono
Información
Temporada Cuarta
Personajes no Debut Conan Edogawa
Ran Mouri
Kogoro Mouri
Juzo Megure
Wataru Takagi
Personajes Debut Kazumi Nakayama
Mitsuo Shirai
Katsutoshi Eto
Keiko Okita
Caso resuelto por Kogoro Mouri (por Conan Edogawa)
Siguiente pista de Conan Calentador
Adaptado de Original
Música
Opening Nazo
Ending Kimi ga Inai Natsu
Cronología
Anterior El secuestro de los cantantes famosos (2ª parte)
Número 083
Siguiente El asesinato en el refugio de la nieve (1ª parte)


El asesinato en el Hospital General es el episodio #083 de Detective Conan. En este capítulo, Kogoro es testigo de unos supuestos apuñalamientos desde una ventana de los que no consigue encontrar explicación.

Sinopsis[]

Hace tres semanas que Kogoro está ingresado en el Hospital Beika por fracturarse una pierna mientras reducía a un criminal. Durante una visita de Ran y Conan, estos conocen a la enfermera Kazumi Nakayama, al doctor Mitsuo Shirai y al cirujano Katsutoshi Eto, que suele bromear sobre el segundo. Antes de que Conan y Ran terminen la visita, el doctor Shirai se queda en la habitación de Kogoro para preguntarle sobre alguno de sus casos. Mientras el detective durmiente narra sus peripecias, el médico le prepara un café con mucho azúcar, algo que no le pasa desapercibido a Conan.

Kogoro despierta varias horas más tarde, extrañado porque el doctor Shirai se ha ido de su habitación. De repente, por una de las ventanas ve una silueta apuñalando a otra. Sin pensarlo dos veces, Kogoro se levanta y baja a la planta baja lo más rápido que puede con sus muletas. Una vez en recepción, pide a la enfermera Keiko Okita que llame a la policía porque se acaba de cometer un asesinato. Sin embargo, cuando Kogoro llega a la habitación de la ventana que vio, descubre que está vacía. La policía y el personal del hospital viene poco después, explicando que esa habitación no estaba ocupada por ningún paciente. El doctor Shirai cree que Kogoro ha tenido alucinaciones por el estrés al que se somete siendo detective, pero éste está seguro de que lo que vio era real.

Asesinato en el hospital desde la ventana de Kogoro

Las siluetas que Kogoro ve cada noche en el hospital.

A partir de ahí, cada una de las siguientes noches Kogoro ve de nuevo la misma escena en la ventana, sólo para encontrar la habitación vacía cada vez. A la cuarta noche, Ran y Conan vuelven a visitarlo. Extrañado por las explicaciones de Kogoro, decide investigar él mismo la habitación en cuestión. Allí se da cuenta de que es posible que lo que Kogoro viera fuera un reflejo de otra ventana orientado hacia la misma habitación. Conan se dirige entonces a esa otra habitación, y en ella encuentra una muñeca de las que se usan para simulacros. Está seguro de que se utilizó para practicar la escena que vio Kogoro.

Esa noche, Conan se queda en el hospital para “vigilar al tío Kogoro”. A las 11:30 PM, ambos ven de nuevo la misma escena del apuñalamiento. Kogoro va a la habitación de siempre, mientras que Conan se dirige a la habitación de la muñeca. Sin embargo, Conan encuentra esta habitación vacía. Al ir a la habitación a la que fue Kogoro, se lo encuentra inconsciente en el suelo, junto al cuerpo apuñalado del cirujano Katsutoshi Eto.

Kogoro inconsciente junto al cirujano muerto

Kogoro inconsciente junto al cirujano Katsutoshi Eto, apuñalado, tal y como son hallados por Conan y la policía.

La policía llega, y según la escena del crimen Kogoro parece que fue el asesino. Al volver en sí, Kogoro afirma que le golpearon y después no recuerda nada. El doctor Shirai, al que molestaban las bromas de la víctima, asegura que esa misma hora estaba en su despacho, la enfermera Nakayama pudo oírlo. Conan, que sospecha de él, se ausenta para inspeccionar su despacho. Allí, con la ayuda de uno de los investigadores del inspector Megure, consigue encontrar pruebas que lo inculpen. Con todo esto, Conan vuelve al lugar del interrogatorio, duerme a Kogoro y procede a explicar sus deducciones.

El asesino de Katsutoshi Eto fue el doctor Shirai. Este planeó convertir a Kogoro en su chivo expiatorio mediante dos fases. Primero, lo afectaría psicológicamente para hacerle creer que cada noche se cometía un asesinato junto a su ventana. Para ello, practicó con la muñeca de simulacros en una habitación cuya ventana se reflejaría en la posición en la que mirara Mouri. Para asegurarse de que Kogoro viera las siluetas, puso somnífero en su café e hizo que su despertador sonara siempre a las 11:30 PM. En la cuarta noche, Shirai hizo venir a Eto a la habitación y lo apuñaló por la espalda. Tras esto, aguardó a la llegada de Mouri y le golpeó en la cabeza para dejarlo inconsciente. Una vez Kogoro estuvo K.O., el doctor tomó la mano del detective para que tocará el mango del cuchillo y dejara allí sus huellas.

Durante todo el proceso, el doctor Shirai hizo ver que estaba en su despacho gracias a que estaba hablando por un móvil conectado al altavoz del teléfono de su oficina. La prueba que lo inculpa es la taza del café que le trajo la enfermera Nakayama. Ésta estaba vacía porque el doctor había vaciado el café por el desagüe para fingir que se lo había tomado. Lo que lo delata es que en la taza sólo había las huellas de la enfermera, porque Shirai la había vaciado con los guantes puestos. Shirai acaba confesando que fue él quien mató a Eto, porque era su rival para ser el próximo cirujano jefe del hospital. Se sorprende que los guantes que él había utilizado para no dejar rastro hayan acabado siendo la prueba que lo delate.

Curiosidades[]

  • Al acabar el episodio se ve una escena con Ran y Conan despertando a Kogoro, que asegura estar harto de ser el detective durmiente. Sin embargo, cuando Ran le dice que ha vuelto a resolver un caso, Kogoro vuelve a jactarse de su habilidad.

Encuesta[]

Advertisement