Detective Conan Wiki
Advertisement
El caso de asesinato en la horrorosa travesía (2ª parte)
Episodio 93
Título
Kanji 恐怖のトラヴァース殺人事件
Romaji Kyōfu no Toravaasu Satsujin Jiken (Kōhen)
Inglés Mountain Fox (Part 2)
Español Terror en la montaña (2ª parte)
Latino Horror en la travesía (2ª parte)
Estrenos
Estreno Japonés 2 de marzo de 1998
Estreno Inglés Desconocido
Estreno Español 12 de abril de 2006
Estreno Latino Desconocido
Staff
Director Kenji Kodama
Guionista Michiyo Sakurai
Ilustrador Junichi Miyashita
Director de Episodio Yoshio Suzuki
Director de Animación Mayumi Yamamoto
Información
Temporada Cuarta
Personajes no Debut Kogoro Mouri
Ran Mouri
Conan Edogawa
Personajes Debut Ninguno
Caso resuelto por Conan Edogawa
Siguiente pista de Conan Libro de registros del refugio
Adaptado de Original del anime
Música
Opening Nazo
Ending Kimi ga inai Natsu
Cronología
Anterior Terror en la montaña (1ª parte)
Número 093
Siguiente El asesinato de la legendaria mujer de nieve


Terror en la montaña (2ª parte) es el episodio #093 de Detective Conan. Un nuevo asesinato ocurre en el refugio, y algunos de los excursionistas se comportan de manera cada vez más extraña.

Sinopsis[]

Conan, Kogoro, Bunzo Ushio y Wataru Takanashi entran precipitadamente a la cabaña siguiendo los gritos de Ran, y encuentran tirada en el suelo a Kyoko Saegusa, apuñalada por la espalda. El cuchillo ha sido clavado en diagonal por la izquierda, de modo que el asesino debe ser zurdo. Ran explica que habían salido todos a pasear para luego reunirse en el refugio, así que en teoría no había nadie en la cabaña en ese momento.

Los excursionistas encuentran a Kyoko Saegusa apuñalada

Kyoko Saegusa ha sido asesinada por apuñalamiento.

Kogoro afirma que los asesinatos de Kyoko y de Kenichi Hirai fueron realizados por Fox, el asesino a sueldo, y que sabe ya quién de ellos es: Shingo Nose, el escritor. Según Kogoro, Shingo es ambidiestro, he ahí el motivo de por qué puede escribir con la derecha y lanzar cuchillos con la izquierda. Conan no tiene duda de que el escritor sea ambidiestro, pero no está tan seguro de que sea Fox. Observando el cadáver de Kyoko, el joven detective se fija en que hay unas hebras de jersey rojas en las uñas de la chica. Conan se lo dice a Ran y ésta muestra a Kogoro, usando al niño como víctima, que si el asesino apuñaló a Kyoko agarrándola por delante, el cuchillo puede quedar en la misma posición aunque el atacante sea diestro. Las hebras de jersey rojas hacen creer ahora a Kogoro que el asesino es Akira Kawabe, la pareja de Kyoko, que llevaba ropa roja. Sin embargo, todos reparan en que Akira ya no está en la cabaña, parece haber huido.

A pesar de los hilos rojos, Conan sigue sin estar seguro de que el asesino sea Kawabe. Según Bunzo, Fox es zurdo, y durante toda la excursión el sospechoso ha demostrado ser diestro. Para buscar más pistas, Conan abre la mochila de Kyoko. Sorprendentemente, en el interior hay varios fajos de billetes manchados de sangre. Kyoko no sangró tanto, así que probablemente esa sangre sea de otra persona. De improviso, los presentes en la cabaña se dan cuenta de que tanto Bunzo como Juukichi Iwata, el guarda, han salido del refugio. Seguramente Bunzo ha ido a buscar él mismo a Fox, sin darse cuenta de que es posible que él se convierta en víctima. Kogoro sale con Ran y Conan a buscarlos y pide a Shingo y a Wataru que se queden en la cabaña vigilando.

Akira Kawabe amenaza a Juukichi Iwata con un cuchillo

Entretanto, Akira Kawabe baja de la montaña mientras amenaza a Juukichi Iwata con un cuchillo.

Entretanto, Akira está bajando el camino mientras amenaza a Juukichi con un cuchillo. De repente, una avalancha de tierra se desata en la montaña y se cierne sobre los dos. Conan, Ran y Kogoro encuentran a Akira agarrado a un árbol y lo ayudan a salvarse, pero desconoce adonde ha ido a parar el anciano guarda. Kogoro se lo lleva atado al refugio, pero Akira jura que él no es Fox. Conan, inseguro de su culpabilidad, abre también la mochila de Akira, en la que también hay varios fajos de billetes manchados de sangre. Eso no hace más que convencer aún más a Kogoro, que ordena a Akira que confiese. El interrogatorio es interrumpido por Wataru, que dice que hay novedades sobre el crimen del que se habló ayer por la radio.

“Aunque la policía sigue investigando la posibilidad de una lucha de poder porque la víctima era el señor Tanaka, del Comité Sindical, al parecer se trata de un caso claro de robo. Los sospechosos, un hombre y una mujer, que asesinaron al señor Tanaka, le amenazaron para que abriera la caja fuerte y desaparecieron con cien millones de yenes.”

Los presentes comprenden entonces que Akira y Kyoko eran esos sospechosos, y que la sangre de los billetes que llevan en las mochilas era la del señor Tanaka. Akira confiesa que mató a Kyoko porque ella pensaba que Kogoro era uno de los del Sindicato que los perseguía, y estaba dispuesta a confesar el crimen. Kogoro se dispone a avisar a la policía por el fax del refugio, pero parece que éste no funciona. Conan se fija entonces en que la línea no responde porque ha sido cortada, y no por la caída de un rayo. Por si fuera poco, la confesión de Akira significa que Fox aún está por algún lugar de la montaña. Conan busca pistas por la cabaña y encuentra un cuaderno del club de montañismo al que pertenecía Kenichi Hirai. Sin duda, el chico venía mucho por el refugio, probablemente por eso fue asesinado. Pensando en Kenichi, Conan se da cuenta de que por sus excursiones estaba muy moreno, pero Juukichi Iwata, el guarda, no lo estaba a pesar de su oficio. El joven detective deduce entonces que Fox tiene que ser el anciano guarda, y fue él quien mató a Kenichi, porque seguramente lo habría reconocido al verlo en el refugio.

Bunzo Ushio apunta a Fox con la pistola

Bunzo Ushio se dispone a matar a Fox para vengar la muerte de su hija.

Conan se lo explica a Kogoro, Ran y los excursionistas, y de repente oyen un disparo en la lejanía. Sin pensarlo dos veces, Conan sale corriendo al bosque en busca del pistolero, y por el camino encuentra la cartera de Bunzo tirada en el suelo. Al examinarla, ve que la foto de una niña pequeña: Chisato Ushio, de la guardería Takagi. Conan se da entonces cuenta de que ella era la niña que murió en el accidente que provocó Fox hace seis meses. Bunzo Ushio es el padre de aquella niña, y seguro que contrató al asesino para vengarse personalmente de él. En un recodo del camino, Conan encuentra a Bunzo apuntando a Fox con una pistola. Bunzo explica que el que disparó la ventana de la Agencia Mouri fue un amigo suyo cazador, la puesta en escena fue para convencer a Kogoro para que aceptara su petición.

Bunzo de dispone entonces a matar a Fox, pero Conan se interpone para que no lo haga. Enseñándole la foto de su hija, Conan le dice que si mata a Fox, él también se convertirá en un asesino, y ¿cree él que eso le hubiera gustado a Chisato? El empresario se da cuenta entonces de lo que iba a hacer y se abraza sollozando a la foto de su hija. Fox aprovecha entonces para coger la pistola, pero Conan lo desarma chutándole una piedra con las Zapatillas de Alta Intensidad. Instantes después llegan Ran y Kogoro, que inmoviliza a Fox con una llave de kárate. Las últimas escenas son narradas por Conan con la voz de Shinichi.

“El verdadero guarda había sido hecho prisionero en una cueva cerca del refugio. La policía por fin llegó y arrestó tanto a Fox como a Kawabe, acusado de robo y homicidio. Al señor Ushio también se lo llevaron.”

Bunzo Ushio se despide de Conan diciéndole que no es un niño corriente, a lo que él responde divertido que es Conan Edogawa, detective.

Encuesta[]

Advertisement